Conflictos mundiales * Blog La cordura emprende la batalla


miércoles, 16 de agosto de 2017

Dos jóvenes se pelean con el conductor de un autobús de Ibiza.



Dos jóvenes se pelean con el conductor de un autobús de Ibiza.


*


 Mientras, la gente graba sin hacer nada hasta que un hombre se atreve a separarlos






¿Turismofobia? No. Sobreexplotación y pobreza.

 

¡Haber estudiao!


El asuso sol despunta en un horizonte cerúleo intenso. La playa empieza a estar coloreada por cientos de sombrillas que serpentean la línea del mar. El azul predominante de la concesión del Ayuntamiento, se diluye entre los toldos amarillos, rojos y anaranjados que los abuelos y abuelas, que se han levantado a las seis de la mañana, han colocado con esmero y que, como cuando eran chiquillos y en su pueblo, cuando sus padres les mandaban a por un decilitro de aceite o un cuartillo de vino, acaban sus días siendo recaderos, ahora de sus hijos y nietos.


Virginia observa el mar, mientras coloca barriles de cerveza, limpia y decora mesas y prepara el chiringuito para la avalancha de cangrejos humanos que dentro de tres cuartos de hora, empezarán a sentarse a la espera de engullir una paella tan colorada como sus pieles. Trabaja con desgana y por necesidad. Con desgana porque la jornada se inicia a las once de la mañana y la mayor parte de los días, le dan las once de la noche cuando cierra. 


Todo por unos escasos ochocientos euros de los que apenas le quedan trescientos, tras tener que pagar el alquiler de un minúsculo apartamento, que comparte con una compañera que hace camas en un hotel,  a casi cuarenta minutos en trasporte público tierra adentro. Los días que plega después de la media noche, encima, la tienen que llevar a casa o tiene que cogerse un taxi o simplemente se queda a dormir en la playa. 


Trabaja por necesidad porque, a sus veinticinco años, tras haber acabado la carrera de químicas con notable calificación y después de haber realizado varios cursos de formación, no encuentra faena que no sea servir hamburguesas o copas y porque debería ahorrar en verano los seis mil euros que le cuesta un máster y que, tal y como van las cosas, no será capaz de juntar, ni aunque el verano durara todo el año.


 Eso, sin contar con que, de vuelta a Madrid, el piso de alquiler dónde han vivido desde que comenzó sus estudios universitarios, ha dejado de ser su casa de estudiantes para albergar a jóvenes extranjeros, que pasan la mayor parte del tiempo borrachos y que dan mucha más ganancia al casero. 


Ahora, tendrá que buscar cobijo más alejado de la Ciudad Universitaria, y seguro que mucho más caro que los ochocientos euros del alquiler que pagaba junto con sus otras tres compañeras, por un piso bien situado y grande (aunque tuvieran que pagar todo el año, para no perder la vivienda).


Virginia, ni siquiera ha tenido oportunidad, como alguna de sus amigas, de irse a trabajar al extranjero (de lo suyo). Durante el curso, sobrevive poniendo copas en Malasaña los jueves, festivos y fines de semana. Desde finales de mayo, trabajando a destajo en un chiringuito playero. Allí está lo peor.


 Allí, día a día, tiene que lidiar con nuevos ricos venidos de Rusia que se comportan como auténticos truhanes, que beben cava metidos en el mar (imitando alguna de esas películas hooliwolenses), rodeados siempre de mujeres, todas talla 38 y jóvenes, que comen y beben lo que venden en la playa, tirando todo en la arena y dejándola como un auténtico chiquero. Vive soportando jóvenes ingleses que ya caminan borrachos a los doce de la mañana, que defecan detrás del chiringuito, que miccionan en cualquier sitio y se pasean desnudos, dirigiendo sus penes y sus risotadas hacia todas las muchachas con las que se cruzan. 


Vive soportando al gañán español que se cree que porque está de vacaciones, todos los que trabajan están a su servicio y antojo, pide las cosas a voces y sin educación y se cree con el derecho de pisotear a todo aquel que trabaje en los lugares que frecuenta. Él no entiende de derechos, ni de las condiciones que soportan esos trabajadores. Reclama si la cama tiene una arruga, si hay un pelo en el suelo de la habitación, si tardan más de dos minutos en servirle la paella (el mismo pienso rojizo que engullen los cangrejos humanos) o si la TV del hotel no tiene canales de deportes.


Virginia ha visto en la TV como el presidente de su país le ha llamado antipatriota. Porque debería estar agradecida ya que toda esa fauna le paga la limosna que su jefe llama salario. No importa que esté harta de aguantar paletos asilvestrados que gastan como Onassis, “teenagers” pasados de alcohol que hacen de la playa su cochiquera particular y de orondos patriotas españoles que creen que su sombrero Panamá y su paquete turístico “low cost”, es la puerta a un marquesado.


 No importa porque hay que mimar al turista y poner la cama. 


Viendo la TV, se pregunta que para qué coño ha estudiado.
 

¿Turismofobia? No.  Sobreexplotación y pobreza

 

Turismofobia es el nuevo palabro inventado por los juglares y bufones que trabajan en los medios de la posverdad (#Vertimedios). Y todo a consecuencia de unas acciones llevadas a cabo por chavales que sólo quieren reclamar atención sobre la injusticia de un modelo que les lleva a ser ninis , al paro  o a trabajar de camareros esclavos.


En realidad, en este país gobernado por la caverna de la corrupción, dónde un caradura  denomina antipatriotas a quiénes tienen el privilegio de poder ejercer su derecho de huelga para reclamar condiciones laborales que hace ocho años ni siquiera imaginábamos en peligro, dónde los sinvergüenzas que se enriquecen a través de los cohechos, las mordidas y los sobres en B y los que ponen el capital obtenido ilícitamente a buen recaudo en Suiza, Panamá o cualquier otro paraíso fiscal, tienen la jeta de ponerse todos los días la chapita de la marca España y de considerarse a sí mismos salvadores de la patria, no hay odio general al turista, ni al extranjero, ni mucho menos a quién llega a pasar unos días comportándose civilizadamente ya sea tomando el sol en la playa o visitando el numeroso patrimonio cultural del que gozamos.


 En este país, los patriotas de hojalata, los de las cuentas en Suiza o Panamá llevan esquilmando cualquier recurso natural en beneficio propio, toda su vida. El turismo no puede ser (no lo es de hecho) aunque les pese, el motor económico de España.


El turismo no crea valor añadido, ha producido tradicionalmente efímeros empleos, de baja calidad, con salarios de miseria y condiciones laborales cercanas al servilismo y la explotación y sobre todo, consume unos recursos (hídricos, sobre todo) de los que actualmente carecemos.


 Sin embargo, produce enormes beneficios para grandes cadenas del sector de la hostelería y sobre todo, para los amigos del cohecho que han vivido tradicionalmente de las mordidas del ladrillo, como podemos observar echando un repasito a la corrupción en Baleares, la Comunidad Valenciana y Madrid.


Ahora, además, muchos de los que se consideraban clase media, de los que se creían a salvo de esta situación de latrocinio, han reaccionado pero no por las condiciones laborales que les importa una castaña.


Condiciones, dicho sea de paso, surgidas de eso que han denominado crisis, pero que en realidad ha sido una reconversión laboral que ha llevado a la pérdida casi total de derechos laborales, al cobro de limosnas como salarios, a los horarios indeterminados, a la supremacía mafiosa de muchos empresarios y a los contratos por horas que te eliminan de las listas del paro.


 Esa clase media se acaba de dar cuenta de que este sistema de sobreexplotación, de ganar a toda costa sin pensar en lo demás, les produce molestias y les toca el bolsillo.


Porque en algunos lugares como Barcelona, Donostia o Madrid, este desmesurado uso de la calle y de los recursos públicos ha llegado a tal desmadre que es imposible pasear por las Ramblas, que es difícil vivir en el centro de Madrid, Barcelona o Donostia, o que es muy molesto tomar unos vinos tranquilamente en el barrio viejo de San Sebastián.


Cuando esa media clase que se creía intocable ha visto que ya no puede vivir dónde siempre lo ha hecho porque no puede competir con los pisos alquilados ilegalmente como plazas hoteleras, que no puede moverse tranquilamente en su ciudad, (que sostiene con sus impuestos) y que no puede dormir por las noches porque cientos de niñatos borrachos se dedican a montar bronca, entonces es cuando surge este movimiento que no va contra la explotación laboral, ni contra la esclavitud de Kellys y camareros, sino como el clamor de hacer notar “qué hay de lo mío”.


El problema no es el turismo. El problema son los empresarios déspotas y negrerosEl problema es que, con este engaño de la crisis, los salarios han caído de tal forma que las grandes cadenas hoteleras pueden ofertar cientos de plazas “low cost” que atraen a cientos de indeseables cuyo único fin no es el sol, la playa o los monumentos, sino venir a beber que sale barato. 


El problema es que las Kellys tienen que trabajar por dos euros la hora. El problema es que los camareros tienen que hacer doce horas diarias por poco más del salario mínimo. El problema es que España, la España de Felipe González, acabó con el tejido industrial que crea riquezavalor añadido y salarios que dan para vivir y apostó por convertir a este país en un país tercermundista que dedica muchos de sus recursos y sus trabajadores al turismo servil.


Con salarios decentes, con trabajos estables y bien pagados no es posible ese turismo “low cost” que consume agua, electricidad y llena las calles de deshechos, que pagamos nosotros, pero que llena las carteras de los hosteleros y vividores de todo lo que sea en B.


No hay turismofobia, sino sobrexplotación, pobreza, miseria y tercermundismo.



Salud, república y más escuelas.



 Jesús Ausín




El secreto masturbatorio de la prenda femenina más popular en verano

shorts
 
 ¿Por qué una prenda que puede llegar a ser bastante incómoda tiene tanto éxito entre las chicas?

Todo el mundo mira a las chicas en shorts. Yo soy chica y hetero y también las miro: ellas son las musas de la belleza veraniega, representan la armonía minimalista ante los excesos de gente, de calor y de todo. Las miro por su evidente belleza. Por envidia. Porque están por todos lados.


También porque, hasta hace poco, me costaba entender cómo podían ir cómodas con esos mini pantalones.

Observar a gente que viste más ligero que tú, a gente más ligera que tú, es refrescante. Cuando empezaron las noches de calor y bochorno me dio por pensar que la gente delgada sufre menos calor. Y si esa gente delgada viste prendas mínimas, sus cuerpos se transforman en las aspas de un ventilador.


 La ropa pequeña es como la ropa técnica del período estival. Por eso las chicas en shorts son como astronautas contra las altas temperaturas. No es casualidad, intenté explicarme, que los shorts lleven varios años batiendo récords de éxito. Sencillamente, es una prenda apetecible.


 Fácil. Combinable. Fresca. Si una tiene ganas de mostrar su cuerpo, es perfecta. La quintaesencia del verano. La cuestión es: ¿no son MUY incómodos? 

Ese día llevaba los shorts apretados. De pronto, un movimiento del vagón me dio un chispazo de placer. Caray con la bebida energética, pensé


Luego me di cuenta. Las chicas como yo, de muslos grandes y gelatinosos, también los llevan. A ellas no les resultan incómodos y yo me revuelvo como si tuviera sarampión. Así que me dije: te vas a probar todos los modelos de shorts de esta gran ciudad. 


Ocurrió lo siguiente. Si los llevaba demasiado estrechos me quedaban marcas en la piel; terminé con unos surcos rojos en las ingles y en la cintura que picaban más que invitar a un trago a un grupo de mosquitos.  


Si, por el contrario, me ponía unos más anchos, terminaba con la parte interior de los muslos en carne viva por culpa del roce. 


Si elegía unos elásticos, o bien cortos, se producía el efecto chicha-apretujada. 
 

A saber:

Entonces, ¿todas esas chicas llevan shorts porque tienen más capacidad de sacrificio que yo? ¿O es que en realidad lo que quiero es ir a trabajar desnuda? Si pudiera, ¿me arrancaría la piel? Pensaba en esto sentada en el metro. Ese día llevaba los shorts apretados. De pronto, un movimiento del vagón me dio un chispazo de placer. Caray con la bebida energética, pensé. 


 Entonces crucé las piernas. Y ahí ya sí que la lié. Un hormigueo empezó a derramarse desde mi clítoris hasta el resto del cuerpo. Miré las paradas que quedaban hasta llegar a casa. Cuatro. Tres. Dos. Uno... ¡Joder!


De pronto lo entendí todo. El éxito de los shorts es que son herramientas masturbatorias de élite. Con un mínimo movimiento de piernas, empujón de transeúnte o el simple ajetreo en un vagón pueden llevar al éxtasis en cualquier momento, en cualquier lugar. 


 Eso me parece apetecible. Y veraniego. ¿O me lo habré inventado también?


martes, 15 de agosto de 2017

Las mentiras reiteradas del exjuez Garzón

  

En un artículo publicado a La Vanguardia el día 31 de julio, dice el señor Baltasar Garzón que “la postverdad es la mentira emotiva, cuando lo que ha ocurrido en realidad tiene menos importancia que la percepción que se puede tener del hecho en sí”. 


En el supuesto que nos atañe, lo que ha ocurrido y, según él, tiene menos importancia, son las torturas que varios militantes independentistas sufrimos a manos de la Guardia Civil en el verano del 1992, poco antes de los Juegos Olímpicos. Un delito de lesa humanidad.


Con un comienzo de artículo como el citado, el exjuez Garzón ha desaprovechado una ocasión de oro para hacer una autocrítica y desmarcarse de las cloacas del Estado, de las cuales en algún momento de su vida quiso sacar provecho para hacer carrera política.


 Hay que recordar que él trabajaba para la Audiencia Nacional, la instancia judicial heredera directa del Tribunal de Orden Público franquista, que continuó cumpliendo con las mismas funciones sin ninguna revisión, limpieza o ruptura.


El día 16 de diciembre de 2012, en el programa Salvados de la Sexta, el señor Garzón afirmó taxativamente que, de las personas que habían comparecido ante él, ni una sola había denunciado torturas. Obviamente, cuando hizo esta afirmación, mentía. Está grabado y usted mismo se desmiente de manera implícita en este último artículo. 


En abril del 2013 el semanario La Directa hizo públicas las actas de nuestras declaraciones, en las que se demostraba que siete de las personas detenidas habían denunciado ante él esas torturas.


Tenemos que apuntar que, antes de declarar ante el juez, los agentes de la Guardia Civil nos habían amenazado con volver a ser torturados si no repetíamos las declaraciones que habíamos aprendido cuando estábamos en sus manos y, obviamente, nos avisaban de que fuéramos con cuidado si denunciábamos torturas.


 Nos habían demostrado con creces que no se trataba de ninguna postverdad, señor Garzón, y los juicios se fundamentaron sobre estas declaraciones, hechas bajo amenazas y torturas, que nunca fueron anuladas.


A pesar de todo, siete personas denunciamos torturas ante el juez y cuando empezamos a hablar de todo aquello a lo que habíamos sido sometidos, él, Baltasar Garzón, nos recordó que las preguntas las haría él, y que cualquier referencia al trato recibido se haría al final. De este modo, se descontextualizaba la declaración en relación a las torturas recibidas.


El exjuez dice que él no podía hacer nada más de lo que hizo, que la competencia era del juzgado ordinario y de la fiscalía correspondiente. Afirma que la sentencia de Estrasburgo dice que su actuación fue impecable, cosa que no aparece en ninguna parte del texto de la sentencia… El señor Garzón hace un relato a medida de sus intereses, sin ni una brizna de humildad.


Dice el señor Garzón que, de los quince detenidos que sostuvieron la denuncia al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH), seis fueron condenados por la Audiencia Nacional, y que eran personas que usaban el terror como medio para transmitir sus ideas. La relación de algunas de estas personas con Terra Lliure no justifica la práctica de la tortura. Este posicionamiento está en las antípodas de la defensa de los derechos humanos.


 Por otro lado, ¿tenemos que considerar que las otras nueve personas que habían denunciado torturas y que no fueron condenadas ni procesadas son daños colaterales de la razia policíaca? ¿Es así como quiere ser un defensor de los derechos humanos? Relea lo que ha escrito y dice en su artículo. ¿De qué postverdad está hablando?


Dice que no entiende la insistencia en intentar reivindicar visiones del pasado distorsionadas, que no vale la pena perder el tiempo… Las visiones distorsionadas del pasado las hemos soportado durante muchas décadas en este país, y los encargados de difundirlas han sido personas como usted, que se han dedicado a construir versiones oficiales tergiversadas con impunidad total. 


Dice que nadie es perfecto, y que ha hecho autocrítica en numerosas ocasiones y quiere continuar haciéndolo. Señor Garzón, no sabemos si ha hecho autocrítica, pero el texto de su artículo más bien va por otro camino, más bien es la actitud de alguien que, si tuviera dignidad, pediría perdón antes de proclamarse defensor acérrimo de los derechos humanos.


Pero, desgraciadamente, más allá del caso que nosotros vivimos, el exjuez en cuestión es conocido en algunas instancias de defensa de los derechos humanos justamente por su papel obstaculizador en materia de derechos humanos, y en su currículum hay más causas parecidas. Tenemos que recordar casos como el de Aritz Beristan, detenido el 2002 por orden del señor Garzón, ante el cual había denunciado torturas, y la sentencia posterior del TEDH, que condenaba de nuevo al Estado español por no haberlas investigado.


O el caso de las cinco personas detenidas en Vilanova i la Geltrú acusadas de pertenecer a Al Qaeda que denunciaron que habían sido torturadas ante los jueces de la Audiencia Nacional, Andreu y Grande-Marlaska y, posteriormente, ante el juez Garzón. Después de un tiempo, el mismo Tribunal Supremo anuló la sentencia de la Audiencia Nacional apuntando que no se habían investigado las torturas a pesar de los indicios racionales que había.


La Coordinadora por la Prevención y Denuncia de la Tortura, con motivo de la presentación del señor Garzón en 2011 como candidato a miembro del Comité por la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa, hizo llegar a aquella instancia un documento con la compilación de numerosos casos en los que, siendo juez instructor el señor Garzón, se habían producido denuncias por torturas y no se habían parado los procesos, más bien al contrario. El juez tuvo que retirar su candidatura.


Señor Garzón, hablamos de torturas, no del proceso que vive Cataluña. Hablamos de un delito de lesa humanidad, no de independentismo.


*Firman este texto Ramon Piqué (twiter: @rpiqueh), Marcel Dalmau y 17 encausados más (todos ellos detenidos el año 1992 en el marco de la Operación Garzón semanas antes de la celebración de los JJOO de Barcelona).


 Ramon Piqué, Marcel Dalmau y 17 encausados más | El Diario | 14/08/2017





Un muerto y 19 heridos graves en la “mayor reunión de odio” del siglo XXI junto a neonazis, supremacistas, miembros del Ku Klux Klan y de ultraderecha

Cartel homenaje a Heather Heyer. Nora Antifa.

U.S.A. Fascismo asesino

Una Antifascista muerta, Heather Heyer, y al menos 19 heridos tras el terrorista atropello masivo, al estilo yihadista en Charlotesville (USA), cometido por un fascista yanqui.

  Al menos 19 heridos tras el terrorista atropello masivo, al estilo yihadista en Charlotesville (USA)
 

Human Rights Watch (HRW) denuncia la ‘mala respuesta’ del Gobierno estadounidense ante la violenta marcha supremacista de Charlottesville (Virginia).
 

El gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, ha declarado el estado de emergencia
 

D.Trump no condena la manifestación neonazi de Virginia que termina con el asesinato de una persona y heridas de gravedad 19
 

Desde que D.Trump lanzó su candidatura para las presidenciales del año pasado hasta ahora, el país ha experimentado un brutal aumento del odio neonazi y de la violencia racista y xenófoba.
 

El FBI abre una investigación tras el atropello mortal de Charlottesville
Identifican como autor del atentado al fascista James Fields, de 20 años de edad, que ya se encuentra en prisión. 


Tras lo sucedido, se han convocado movilizaciones en múltiples lugares de USA y en el resto del mundo. En Euskal Herria hay puesta en marcha una concentración para el martes 15 en Bilbao.



 
Un vehículo irrumpió este sábado contra un grupo de personas en Charlottesville (Virginia, EE.UU.), donde se han producido choques violentos por una marcha de blancos supremacistas, y dejó un muerto y varios heridos de diversa gravedad, informó el alcalde de la ciudad, Mike Signer.

 
"Estoy desolado de que se haya perdido una vida aquí.
 
 
 
 
 Urjo a toda la gente de buena voluntad que se vaya a casa", dijo Signer en un mensaje en Twitter. El automóvil arrolló a un grupo de personas que se manifestaban contra la marcha neonazis, supremacistas, de miembros del Ku Klux Klan y de ultraderecha, y el conductor ya habría sido detenido, según declararon testigos presenciales a medios locales.
 
 

Fuentes hospitalarias del Centro Médico de la Universidad de Virginia confirmaron que una persona había fallecido tras el atropello y otras 19 estaban recibiendo tratamiento tras haber resultado heridas.
 
 



El suceso ocurrió cerca de las 13.00h, poco después de que el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, declarara el estado de emergencia en la ciudad por los enfrentamientos entre participantes en la marcha y opositores.
 
 
 
 
 La polémica concentración "Unir a la derecha" se organizó en protesta por la retirada de una estatua homenaje al general confederado Robert E. Lee, quien lideró a las fuerzas sureñas durante la Guerra Civil estadounidense, y que ya generó choques violentos ayer entre participantes y opositores.
 
 
 
 
 La manifestación ha sido descrita como "el mayor encuentro de odio de su clase en décadas en Estados Unidos.", según el Southern Poverty Law Center, un grupo que investiga a los que fomentan la violencia racial.

 
 
Publicado por


Los jóvenes de Altsasu llevan más tiempo en la cárcel que los asesinos del GAL

Concentración en solidaridad con los jóvenes de Altsasu, encabezados por una gran pancarta con sus 10 fotos.
 
Terrorismo de Estado y brutal venganza: Los 10 Jóvenes de Altsasu


Tras una trifulca de bar con unos guardias civiles en Altsasu (Navarra), el 15 de octubre de 2016, se decretó prisión para 6 de los 8 jóvenes detenidos tras la pelea. Lo llevó a cabo la Audiencia Nacional, esa misma que llevó a los tribunales corrientes o locales varios casos de terrorismo de Estado o de violencia nazi-fascista. 


Los seis jóvenes que fueron a prisión son Jokin Unamuno Goikoetxea, Iñaki Abab Olea, Oihan Arnanz Ciordia, Julen Goikoetxea Larraza, Jon Ander Cob Amilibia y Aratz Urrizola Ortigosa. Las otras detenidas, Edurne Martínez Arrese y Ainara Urquijo, quedaron en libertad provisional con comparecencias dos días a la semana y prohibición de salida del territorio “al no haber participado en las agresiones físicas”, según el delirante auto. Otros dos jóvenes presentados en la A.N. también han sido encausados.


De la noche a la mañana, los medios de control de la información, dando impulso a la barbarie judicial, se olvidaron de absoluciones a nazis pillados con armamento de guerra, de corruptos intocables, de agresiones fascistas que han ocasionado muertos y heridos graves y que son tituladas como “enfrentamientos entre jóvenes”, “peleas entre bandas urbanas”, y con la misma cara de cemento e impunidad, quisieron hacer de los jóvenes de Altsasu una especie de comando de ETA ultra violento.


 Se catalogan los hechos de “Terrorismo”.


Fue tal el escándalo, tales las decenas de concentraciones de repulsa por las detenciones y en solidaridad con los detenidos y encarcelados que ocasionó tan disparatada y fascista actuación, que en vez de recular, los jueces, policías y politicuchos en el poder (con el apoyo necesario de los que van de “izquierdas”) decidieron ejemplarizar dicha brutal represión.


Dejan en prisión a tres de los encausados, engrasan su batallón mediático y el caso se enquista hasta que se celebre el juicio, por lo que parece. En la punta de los despropósitos, la petición fiscal, de 375 años de condena. En casos parecidos de otras peleas de bar, encontronazos… se había venido resolviendo con multas, trabajos sociales o absoluciones.


Pero el fascismo del Estado español necesita de estos escarmientos. 


Los represaliados conocen al poco de entrar presos políticos lo que significa la categoría de “presos terroristas”: Castigos, aislamiento y dispersión.


Cárceles a más de 700 kilómetros de viaje de sus casas, al módulo de aislamiento por agradecer en euskera las muestras de apoyo recibidas, primer accidente de tráfico de familiares al ir a visitarles a las cárceles de la dispersión (y 42.500 € gastados y 138.100 km. recorridos), criminalización mediática…


Hoy es el día que, estos jóvenes de Altsasu, llevan en la cárcel, y en situación de presos FIES nueve meses, más tiempo del que estuvieron varios Galosos asesinos entre rejas.
Este es el Estado de derecho en España: Cárcel, castigo y condenas más altas para unos jóvenes por una bronca de bar con unos beneméritos borrachos que por los 27 asesinatos cometidos por los GAL. Y casos como Los 4 de Orereta, Los 10 de Zaragoza… Aviso a navegantes…


Se han llevado a cabo numerosas movilizaciones en denuncia de este caso represivo. Manifestaciones, concentraciones, encarteladas, pintadas… En varias de ellas, nuevos criminalizados, por portar camisetas de solidaridad con los jóvenes secuestrados o difundir su situación. En estos días de numerosas fiestas locales, se ha vuelto a disparar la solidaridad con ellos. 


Pues que la solidaridad no pare. Que las denuncias de su situación lleguen a cada rincón del Estado. Y a tener claro que lo que les está sucediendo a dichos jóvenes represaliados, es lo que el Estado pretende para toda la juventud que no se calla, que protesta, que pelea, o que planta cara a la chulería de unos picoletos borrachos “fuera de servicio”.


Libertad jóvenes de Altsasu
Amnistía Total



Esta vez en Galicia. Los circos con animales siguen tirando de manipulación para proteger su lamentable espectáculo

 
 
En el pasado mes de marzo, se colgaba en este blog un texto de activistas antiespecistas/animalistas de Ciudad Real desmontando las MENTIRAS que el empresario del Circo Continental junto con Nacho Pedrera, portavoz de la asociación Circos Reunidos, habían montado para intentar victimizarse, encubrir su gran torpeza y de paso criminalizar al movimiento por los derechos de los animales. 

En aquella ocasión, después de que su circo quedase en ridículo cuando dos toros lograron abandonar el recinto del circo y llegar a la vía pública aunque sin atacar a nadie, ese incidente, fruto de las, afortunadamente, cutres instalaciones y seguridad de los explotadores dueños del circo, la fuga fortuita de los animales se convirtió de repente y por arte de magia, con la complicidad de los medios de comunicación locales en un acto supuestamente cometido por activistas animalistas que vestidos de negro y gritando consignas habrían sido vistos abriendo las jaulas de esos toros así como de ponys, tigre y león (animales que debían estar muy a gusto en su jaula, ya que en ningún momento fueron vistos fuera de ella). 
 
 
Con este cuento, pura invención del dueño del circo para hacerse la víctima, no sólo pretendía criminalizar al movimiento antiespecista local, sino también acusarles de poner en peligro la seguridad de niños, conductores y viandantes, algo que por supuesto, no es culpa de nadie más que del dueño del circo y además, es falso ya que los toros (ni ponys, ni tigres, ni leones, sólo dos toros) en ningún momento atacaron a nadie.
 
Cuando se da un incidente tan cutre y patético en el que necesitas inventarte ataques de activistas a tus instalaciones para dar algo de pena y ver si así reflotas tu asqueroso negocio basado en la explotación y el maltrato, entonces queda claro que estáis acabados y que los circos de la escoria como vosotres, que convierte en “espectáculo” y pretende hacer pasar por divertida la tortura y la esclavitud de animales arrancados de sus hábitats y condenados a una vida de jaulas y lamentos para diversión de cuatro imbéciles, tienen los días contados.
 
También se produjo otro caso parecido en Madrid con el Circo Quirós y el circo Gottani, cuando ante la presión ejercida por grupos de defensores de los animales que desde hacía varios años realizaban concentraciones y protestas pacíficas frente a sus instalaciones en la capital para denunciar públicamente el encierro y la violencia ejercida contra los animales explotados como atracción de feria, también se inventaron ataques de animalistas.
 
El 2 de enero de este año se produjo la primera concentración de la temporada contra el circo Gottani en la que 70 personas con carteles gritan lemas en contra de la explotación y la esclavitud animal, a lo que el empresario del circo responde publicando una nota en sus queridos medios de comunicación haciéndose la víctima, sin mencionar en ningún momento los incidentes que ocurrieron durante concentraciones del año anterior en las que, a pesar de que les manifestantes no habían incurrido en comportamiento violento de ninguna clase, el empresario envió a sus matones a perseguir, amenazar de muerte (un domador de este circo dijo textualmente a un activista
 
 
 “te voy a rajar el cuello” y “tú y yo nos vemos luego”, ver aquí más información), golpear e increpar a les manifestantes que protestaban. Puñetazos, empujones, lanzamiento de objetos o empaparles con una manguera (en invierno) son algunas de las prácticas que ese circo desplegó contra quienes exigían respeto para los animales.
 
12 días después, el 14 de enero tiene lugar otra concentración frente al circo Quirós en Madrid, en la que unas 200 personas expresan su rechazo absoluto a la utilización de animales en espectáculos. En ningún momento se habla de que las condiciones de los animales encerrados sean mejores o peores, ni de si se cumple o no la normativa estatal o la europea: se habla de que ningún animal debería estar encerrado en un circo para que alguien gane dinero ni para que otras personas “se diviertan”.
 
Esto fue respondido, nuevamente, con artículos y noticias publicados en los medios de comunicación a los que sin duda estos miserables pagan para que les hagan de altavoz. Primero fue Europa Press, que publica una noticia diciendo que supuestos animalistas radicales habían hecho pintadas en los camiones del circo Quirós y habían emboscado y pegado a Nacho Pedrera
 
 
. A pesar de la completa falta de consistencia de las acusaciones, esta noticia ha sido copiada y pegada con mayor o menor disimulo por Telemadrid, El MundoLa Razón, y reelaborada con especial ingenio y dominio de la prosa por mundotoro.com (lo que demuestra que los torturadores que usan a los animales como payasos de circo y los que en cambio se divierten acuchillándoles hasta la muerte no son tan diferentes ni están tan alejados).
 
Aconsejo leer con detenimiento y atención este artículo publicado en El Diario por la Asamblea Antiespecista de Madrid, donde desmontan gran parte de las acusaciones de Pedrera, y de todo el armazón victimista que construyó para criminalizar a les antiespecistas.
 
 
¿A qué viene todo esto? Pues a que después de quedar en evidencia por inventarse supuestas agresiones y supuestos actos de sabotaje en Ciudad Real y Madrid, hechos que nadie ha visto y que nadie ha podido corroborar salvo el relato inconsistente y lleno de contradicciones de los empresarios de los circos, ahora le llega el turno a Galicia.
 
 
Hoy, publicaba el Diario de Pontevedra una noticia de Circos Reunidos (nuevamente, Nacho Pedrera aparece en escena con su asociación embustera) hablando de una supuesta agresión por parte de un grupo de “animalistas radicales” (sic) que le habrían pegado una paliza con barras de metal al dueño de un circo con animales portugués en la localidad pontevedresa de Silleda.
 
 
 En esa noticia no han dudado en aprovechar el (presunto) incidente para recordar los hechos en Ciudad Real y Madrid, ¡hechos que han quedado demostrados como falsos o al menos como faltos de verdad! Según declara Circos Reunidos, “estos hechos de radicalismo son inadmisibles, como lo ocurrido en enero en el circo Quiros en Madrid o en marzo en el Circo Continental en Ciudad Real”.
 
 
No obstante, nosotres no olvidamos, nuestra memoria no es tan torpe ni a corto plazo como la de esas masas que engañáis con publicidad de animales felices, sabemos perfectamente cuáles son vuestras tretas, cómo funciona vuestra manipulación y hasta dónde estáis dispuestes a llegar para defender vuestro “derecho” a torturar y esclavizar animales, valiéndoos para ello de unas leyes y normativas que no son menos especistas y que desde luego no garantizan en absoluto el bienestar de los animales.
 
Quede clara una cosa. Por lo que a mí respecta (y hablo sólo por mí), si a este embustero especista torturador de animales y agresor le hubieran dado esa supuesta paliza, yo me alegraría. No encuentro motivos para compadecerme de un miserable que dedica su vida a sacar animales de su hábitat natural, encerrarles toda su vida y torturarles hasta convertirles en poco más que payasos de circo. No encuentro motivos para sentir lástima por alguien que opta por la violencia, la amenaza, la coerción y el terror como armas contra grupos de activistas pacífiques que piden “tamaña barbaridad” como un mundo donde los animales sean tenidos en cuenta y respetados. 
 
 
No obstante, ¿sabéis el cuento aquel donde una oveja, de tanto gritar que viene el lobo, al final, cuando el lobo realmente atacó, nadie la creyó? Pues eso es, más o menos, lo que nos pasa contigo, Nachete. Ya nadie se cree tus lloros ni los de tus colegas. Sois unos torturadores y unos asesinos cobardes, y lo pagaréis caro, no quizá en forma de palizas, pero sí cuando tu negocio se hunda y ya no tengas la posibilidad de seguir ganando dinero a costa de encerrar y maltratar a criaturas inocentes.
 
 
¡No a los circos con animales!